Navidad: Un regalo para la eternidad

Por Anabel Vargas


La navidad siempre ha sido mi época favorita, no solo por las luces, los regalos, la decoración hermosa que vemos en todas partes y la buena comida, sino por las tradiciones que unen a la familia, que nos regalan abrazos de grandes amigos y que nos permiten sentir la llamada “magia” de la navidad.


Pero, la navidad no es solo sobre eso. La navidad se trata sobre algo mucho más grande y significativo que solo lo hermosas que pueden ser las últimas semanas del año. Se trata del nacimiento de la única esperanza de salvación y redención que vino a convertirse en nuestro mayor regalo. Se trata de Dios enviando a su hijo a traer shalom. Shalom quiere decir paz y reconciliación, ¡qué maravilloso e invaluable regalo!


“Y vino y anunció paz a ustedes que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca. Porque por medio de Cristo los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu”. Efesios 2:17-18


La verdadera razón para celebrar


Si eres de los que aman la navidad y ponen el árbol en casa desde octubre (me declaro culpable) entonces, te invito a recordar la verdadera razón por la que celebramos. Navidad no es una fecha en el calendario, es un recordatorio de un acontecimiento que sucedió para cambiar la historia de toda la humanidad.


Sí, es bueno que disfrutemos las luces, la comida y el tiempo compartido con gente amada, pero aprovechemos la época para recordar a Jesús y apuntar a los demás a Él.

“Recuerden que en ese tiempo ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes, que en otro tiempo estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo”. Efesios 2:12,13


Cristo es la única esperanza y la fuente de eterno gozo


La navidad no es para t