top of page

La historia protestante también tiene nombre de mujer


Para el blog de hoy, comienzo mencionando que muchas mujeres aportaron a la Reforma, sin embargo, me limitaré a contar únicamente sobre la vida de tres mujeres que aportaron significativamente y las lecciones que podemos aprender de sus ejemplos de vida.


Argula von Grumbach (1492-1553)


Ella fue la primera mujer escritora que se atrevió a hacer una defensa de Lutero. Sus fuertes convicciones la llevaron a defender la Reforma en uno de sus escritos más famosos, señalando lo siguiente: «Buscáis destruir todas las obras de Lutero. En ese caso, tendréis que destruir el Nuevo Testamento, que él ha traducido». Pero quizá uno de los momentos más memorables de esta gran mujer es cuando instó a Lutero a dar testimonio de la verdad contrayendo matrimonio con Katharina Von Bora.


Katharina Von Bora (1499-1552)


A sus 24 años y con firmes convicciones protestantes, Katharina se escapó del convento al que pertenecía desde los 6 años, siendo recibida por Martin Lutero. Dos años después se convertiría en su esposa.


En su matrimonio, se dedicó a cuidar al reformador, quien a menudo enfermaba de múltiples afecciones.


Son conmovedoras las palabras que Lutero decía acerca de su esposa: «Me ha tocado un felicísimo matrimonio por la gracia de Dios.Tengo una mujer fiel, según las palabras de Salomón: El corazón de su marido está en ella confiado. Ella no me traiciona. ¡Ah, Señor Dios mío! El matrimonio no es una cosa puramente material y física, sino que es un don de Dios, una vida dulcísima».


Se considera a Katharina como una de las mujeres más importantes de la Reforma, pues ayudó a redefinir la vida matrimonial y familiar del clero.


Idelette de Bure (1509-1549)


John Stordeur y su esposa Idelette de Bure formaban parte de una congregación de refugiados franceses que Calvino pastoreaba en el año 1538. Ambos matrimonios, Stordeur y Calvino, se hicieron amigos. A menudo, Calvino visitaba a los Stordeur en su casa. Sin embargo, luego de que una peste le quitara la vida a John Stordeur, Idelette quedó viuda y con dos niños.


Con el paso del tiempo, Juan Calvino e Idelette de Bure se casaron en agosto de 1540. Si bien hay muy poca información sobre su matrimonio, se sabe que Calvino solía decir que era «una mujer de raras cualidades» y «la fiel ayudante de mi ministerio».


La vida de Idelette no fue nada fácil. Experimentó la muerte consecutiva de sus tres hijos, y a sus 40 años, la tuberculosis le quitó la vida.


Las últimas palabras de Idelette son realmente impactantes e inspiradoras: «¡Oh resurrección gloriosa! ¡Oh, Dios de Abraham y de todos nuestros padres, en Ti han confiado los fieles durante tantos siglos pasados, ¡y ninguno de ellos confió en Ti en vano! ¡Yo también esperaré!».


Hermana, espero que, al conocer un poco acerca del testimonio de estas mujeres, puedas ser tan edificada como lo he sido yo.


Finalmente, quiero mencionarte ciertas lecciones que estas mujeres nos han dejado a las mujeres cristianas:

  • Ser diligentes en manejar la Palabra con precisión (2 Ti 2:15).

  • Recordar cuán importante es que nos neguemos a nosotras mismas y seamos fieles en la proclamación y contribución del evangelio, sin importar la circunstancias.

  • Ser conscientes de la necesidad de dar el paso de la obediencia.

Así como una sabia autora afirmó: «Nuestro pueblo no sólo tiene padres, también tiene madres. La historia protestante también tiene nombre de mujer».




historia-protestante
.pdf
Download PDF • 82KB

Diseños: Rhaien Vivar

Yorumlar


bottom of page