top of page

¿Debo orar también también al Espíritu Santo?


En primer lugar, estoy agradecido de tener este espacio para abordar este tema que muchos creyentes se cuestionan pero no lo preguntan abiertamente. Espero ser claro para explicar y así responder esta tan importante pregunta.


En resumen, cada vez que oras a Dios, estás orando al Espíritu Santo a través del Espíritu Santo. Vuelve a leer eso. Y ahora, permítanme tratar de explicar eso con la Biblia de una manera más o menos concisa. No podré poner el texto completo de los pasajes bíblicos aquí en esta respuesta, pero te animo a que busques cada pasaje a medida que lees para obtener el máximo beneficio. 


Considera estos pasajes:

" Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.". Romanos 8:26-27 


"Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.". 1 Corintios 2:10-13 (y también Juan 16:13 como un versículo paralelo donde Jesús promete esto).


Como vemos aquí en los pasajes anteriores, si estás orando a Dios, entonces estás orando a través del Espíritu Santo e incluso al Espíritu Santo porque, como lo mencionaste, aunque son personas distintas, cada una es el mismo Dios, una esencia. "Tres quiénes, uno qué", como dijo una vez un profesor mío.


Vemos a lo largo de todo el Nuevo Testamento esta teología trinitaria y a menudo vemos el intercambio entre hablar del Padre y del Hijo en el mismo contexto. Y cada vez que se menciona a "Dios" sin el contexto del Hijo, entonces el autor se está refiriendo a Dios en toda su esencia, pero cuando se menciona al Hijo en contexto, entonces "Dios" se está refiriendo específicamente a Dios el Padre.


Cada vez que se usa el nombre "Dios" en el Nuevo Testamento, es en referencia a toda la esencia de Dios (su unicidad) o es una referencia a la persona específica de la Trinidad, es decir, Dios el Padre. Un buen ejemplo de esto es Filipenses 2:5-11 (nótese el uso de Dios y Dios el Padre indistintamente junto con la referencia a que Jesús es Dios y una persona específica de la Trinidad). Otros ejemplos de esto incluyen cuando un autor se refiere a Dios el Padre como el "Dios" de Jesús (léase el Padre de Jesús como una coordinación de roles). Véase también la referencia de Jesús a la persona específica y al papel de Dios el Padre cuando se refiere a Dios como su Padre, y los judíos entendieron correctamente que esto significaba que él estaba afirmando ser Dios (Juan 5:18). Un ejemplo del uso de "Dios" usado de distintas maneras dentro del mismo contexto incluye 2 Corintios 1:1-2. Ver también Colosenses 1:2-3 y Santiago 1:27 "Dios, el Padre". 


  • Otro ejemplo de Jesús haciendo esto se encuentra en Juan 6:45-46. En este contexto, Jesús se refiere a sí mismo, al Hijo, al Padre y a Dios e inequívocamente por la lógica de lo que está diciendo, está declarando las distintas personalidades de Dios en el Padre y el Hijo (y el Espíritu como se asume siempre, si no se menciona abiertamente, como más adelante en el contexto de Juan 6:63). "El Padre" se usaba indistintamente con Dios, y también lo era la autodeclaración de Jesús de ser "de Dios", lo que sabemos que lo pone como igual a Dios. En otras palabras, Jesús está "siendo Dios" porque Dios no tiene igual, de lo contrario Dios no sería Dios. Dios, por definición, es el Ser Más Grande Concebible. Si puedes pensar en algo igual a Dios o por encima de Dios, entonces esa cosa es realmente Dios.

  • Otro ejemplo de Jesús mismo usando "Dios" y "el Padre" indistintamente se puede encontrar en Juan 16:26-28.

  • Mira Apocalipsis 3:2 y Apocalipsis 3:5 a la luz del resto del contexto del capítulo 3 de Apocalipsis, a la luz del libro de Apocalipsis, a la luz de toda la Biblia. Jesús usa "mi Dios" y "mi Padre" para referirse a la misma persona de la Trinidad. Se está refiriendo claramente a Dios Padre en este contexto. 

  • Vea también cómo Juan escribe acerca de Dios el Padre siendo el Padre de Jesús, todo dentro del contexto de que ellos hacen los mismos actos y reciben la misma gloria. " Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente." Apocalipsis 14:1.

  • Mira también Apocalipsis 22:3. Aquí, Juan (por el Espíritu Santo) escribe que "... el trono de Dios y del Cordero estará en él, y sus siervos lo adorarán". El Padre y el Hijo son personas distintas, pero está claro que la teología bíblica describe al Padre y al Hijo como Dios y con la misma esencia. De lo contrario, ¿por qué Juan diría "el trono" en lugar del plural "tronos"? ¿Y por qué diría Juan que sus siervos lo adorarán a "él" mientras que el contexto denota claramente a dos personas? Es porque son la misma esencia. Son dos personas que son un solo Dios. Mi mente y mi cuerpo son cosas distintas, sin embargo, mientras me siento en mi silla, mi mente y mi cuerpo son uno que actualmente ocupa este espacio (aunque mi mente pueda "divagar" en otra parte, esta metáfora limitada cumple su propósito). Y para continuar con la metáfora, si alguien viniera y me hablara en la silla, ¿le está hablando a mi mente o a mi cuerpo? Ambos, porque me están hablando a mí. Mi mente y mi cuerpo tienen roles en la recepción y el procesamiento de la información (así como en la entrega de las señales sociales de que la persona está siendo escuchada y comprendida), sin embargo, ambos abarcan lo que es ser "yo" cuando la persona está hablando con "yo". De manera similar, cuando la Biblia dice "lo adorarán", a pesar de que el contexto describe a dos personas, está describiendo a un Dios que será adorado como las dos (en realidad 3) personas distintas. (Nota: el Espíritu Santo siempre está necesariamente incluido porque el Espíritu es la voz de Dios y Jesús es el Espíritu Santo. Ver 1 Reyes 19:11-12, Job 37:5, Salmo 29:3-4, Juan 16:13-14, Juan 14:15-17, 2 Corintios 3:14-18 (ver 2 Corintios 4:5 donde Pablo llama a Jesús Señor), y Gálatas 4:6). 

  • En Santiago 1:27, Santiago atribuye específica y deliberadamente a aquel de quien está hablando que es Dios el Padre. De hecho, dice "Dios" y aclara de cuál de la Divinidad está hablando, el Padre. 

  • Otro gran ejemplo de esto es Efesios 2:14-18. El versículo  16 es "Dios" como en Dios el Padre, y el versículo 18 lo confirma. Y luego, Pablo identifica al "Señor" como Dios como se evidencia en Efesios 6 (ver especialmente Efesios 6:10-11). Y observa el contexto próximo especialmente de Efesios 6:24 y Efesios 5:22-23 para ver cómo Pablo identifica a Jesús como "el Señor" y, por lo tanto, es Dios mismo. También, dentro de este contexto de Efesios 6:23-24, vemos cómo la paz es de Dios el Padre y del Señor Jesucristo. A Jesús se le da el mismo nivel de atribución de Aquel que está dando paz (y amor con fe) que Dios el Padre, haciéndolos iguales pero distinguiendo sus personalidades dentro de la única esencia que es Dios.  

  • Otro gran ejemplo de esta distinción es 1 Timoteo 1:1-2. Pablo nos muestra en el versículo 2 que estaba hablando de Dios el Padre en el versículo 1 porque estaba hablando de Dios el Padre y Dios el Hijo como personas distintas de la Trinidad. 

  • Una vez más, 2 Timoteo 1:1-2 demuestra la distinción de las personas entre el Padre y el Hijo, sin dejar de ser la misma esencia. Además, el apostolado de Pablo es dado por Dios en este contexto y Pablo escribió que también fue por mandato de Dios el Hijo (Jesús) en 1 Timoteo 1:1-2; por lo tanto, Jesús es visto como verdaderamente Dios. 

  • Un buen ejemplo de esta teología y doctrina de las distintas personas de Dios, pero permaneciendo la misma esencia (un solo Dios), también se puede encontrar cuando Pablo escribe a Tito. Veamos de cerca Tito 1:3-4. Pablo denota que Dios el Padre da gracia y paz junto con Cristo Jesús nuestro Salvador. No solo el emparejamiento de estas dos personas siendo iguales exhibe la divinidad de Jesús, sino que el hecho de que Pablo acababa de describir a Dios como "nuestro Salvador" nos da una visión asombrosa de cómo los distintos títulos (Padre e Hijo) son apropiados, sin embargo, dar estos atributos de las distintas personas también a "Dios" (la única esencia) significa que así es como Dios existe: como 3 personas y una esencia. Todo este contexto está envuelto en el contexto de la "sana doctrina" que Pablo desea y persigue en esta carta (vv. 1:9, 2:1, 10). Por lo tanto, la sana doctrina bíblica es que Dios es uno y existe en 3 personas. Y aunque aquí no se menciona externamente al Espíritu, se supone que está presente en todo esto y en todas partes donde se menciona a "Dios". 

  • Véase también Salmo 24:5 como un ejemplo de cómo David se refiere al Señor y a Dios como lo mismo en este contexto. Dos nombres, un Dios. 

  • Véase también el Salmo 55:16 donde David dice que invoca a Dios y el Señor lo salvará. 

  • "En Dios, cuya palabra alabo, en Jehová, cuya palabra alabo", Salmo 56:10.

  • Otro ejemplo interesante se encuentra en Hebreos 13:12-15. El versículo 12 identifica que Jesús es el "él" al que se hace referencia. Así que cuando ofrecemos un sacrificio a Dios a través de "él", ese "él" es claramente Jesús. Además, el "qué" de ese sacrificio de alabanza a Dios es/son labios que reconocen su nombre, es decir, alabar a Dios es reconocer el nombre de Jesús porque Jesús es Dios. 

  • 1 Corintios 12:4-11. "El mismo Espíritu", "el mismo Señor" y el "mismo Dios".

  • Otro pasaje importante de las Escrituras es 1 Corintios 8:6. "pero para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y para quien existimos, y un solo Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por quien existimos."


  • En contexto, Pablo estaba describiendo la realidad de que muchos en el mundo dicen que hay otros "dioses" y "señores" como dice, pero para el cristiano, hay un solo Dios y Señor. Y en realidad, Pablo también diría que este es el caso para todos, incluso si no reconocen al verdadero Dios y Señor, porque no hay otros "dioses" como dice el salmista en el Salmo 86:8-10, por ejemplo. Algunas cosas fundamentales incluyen:

  • Pablo, siendo muy consciente del Antiguo Testamento, habría sabido que es bíblicamente consistente llamar a Dios "Señor". (Observar las notas anteriores). 

  • Pablo delineó las personas de la Trinidad dejando muy claro lo que estaba diciendo. Al igual que en este contexto y en otros, cuando se hace referencia a "Dios" junto a Jesús, entonces el autor se está refiriendo a Dios el Padre (ver también 1 Corintios 1:3, 1 Corintios 1:9, entre otros). Pablo nos muestra eso aquí. Luego, deja en claro que Jesucristo (Salvador) es el único Señor, y eso eleva el estatus de Jesús a ser Dios. No es que Jesús no siempre haya tenido ese estatus, pero Pablo está apuntando a que la audiencia le atribuya a Jesús el verdadero estatus que siempre ha tenido (incluso cuando afirma en este mismo pasaje que Jesús es eterno).

  • Además, Pablo describe los atributos de Dios el Padre con una descripción casi exacta de Dios el Hijo (Jesús), lo que debería dejar claro que Pablo está diciendo: Jesús es Dios. Ahora, hay una advertencia de Pablo diciendo "y para quien existimos". Aquí, él sólo dice esto del Padre. Pero, en otra carta, atribuye esta cualidad a Jesús. Ver Colosenses 1:15-17. Por lo tanto, sabemos que todas las cosas que fueron creadas a través de Jesús y para Jesús (y el Padre y naturalmente el Espíritu también, porque Jesús es el Espíritu (ver notas anteriores)) han sido parte de la teología del Apóstol tal como les fue entregada por Jesús y el Espíritu Santo (Juan 16:13-15; 1 Corintios 11:23).

  • Por lo tanto, este pasaje no solo es importante para la teología trinitaria, sino que es fundamental para mostrar la rica y verdadera teología bíblica de que Jesús es el Señor Dios. 

Para recapitular hasta ahora, incluso cuando el Espíritu Santo no se menciona expresamente en el Nuevo Testamento, se entiende que Él siempre está necesariamente incluido porque Dios es el Espíritu y Jesús es el Espíritu Santo (ver referencias arriba). Ahora bien, esto no es "modalismo" para decir que Dios existe de diferentes modos o como si se pusiera una máscara diferente. No, Dios existe eternamente como tres personas distintas y, sin embargo, permanece como una esencia divina. Si bien las metáforas son limitadas porque se usa el lenguaje humano para explicar al Dios infinito, considera a continuación esto que Dios me trajo al observar los cuerpos que Él nos ha dado.


La mente, el cuerpo y el alma


  • Esta representación de Dios de "mente, cuerpo y alma" preserva la unidad y los 3 aspectos distintos (o "personas" en el caso de Dios).

  • En esta ilustración, Dios el Padre es "la mente", Dios el Hijo (Jesús) es "el cuerpo" y el Espíritu Santo es "el alma".

  • Si la mente está pensando, entonces el alma está sintiendo. Como cuando alguien dice: "Lo siento en el alma". Y luego, el cuerpo es lo que está "haciendo" en conexión con la mente y el alma.

  • O bien, otra ilustración similar que me gusta considerar es la representación de "mente, cuerpo y voz". 


  • En esta ilustración, Dios el Padre es "la mente", Dios el Hijo (Jesús) es "el cuerpo" y el Espíritu Santo es "la voz". 

  • Si la mente está pensando, entonces el cuerpo está haciendo, y entonces la voz es lo que procede de la mente y el cuerpo trabajando juntos.

  • Para aquellos que dicen que no hay mente o que la mente y el cerebro son lo mismo, se están perdiendo algunas realidades clave y verdaderas de nuestra existencia. El cerebro, como parte del cuerpo, puede estar "activo" y uno puede estar vivo, pero cuando alguien está en coma, no está realmente vivo y no está realmente allí, ¿verdad? ¿Por qué? Esto se debe a que existe una causalidad e influencia directa entre la mente y el cuerpo. No puedes tener un verdadero yo sin uno de los otros. Para alguien que tiene un cuerpo activo (corazón palpitante, etc.), pero su mente está ausente, diríamos que no está funcionando completamente como debería. Y eso es lo que dirían los profesionales de la ciencia y de la medicina, y lo dicen porque es la verdad. Jesús incluso llamó la atención sobre la distinción cuando nos llama a amar a Dios con todo nuestro corazón, mente y alma. Esto abarca la idea de que todo lo que somos debe estar dirigido en devoción a Dios, de lo contrario estamos divididos y no somos verdaderamente devotos (ver Mateo 22:37). 

  • Del mismo modo, Dios no existe sin los tres componentes de la Trinidad porque estos componentes, personas distintas, constituyen su esencia. En otras palabras, no es Dios si no está funcionando con todos los aspectos de su esencia.  

  • Jesús dijo que nuestros cuerpos y almas son eternos (Mateo 10:28) (futuro eterno entendido). Incluso si nuestros cuerpos son algo diferentes en el Cielo porque sirven a un propósito diferente (no para el matrimonio y la procreación, Mateo 22:29-30), todavía se nos dan cuerpos porque estamos eternamente atados a nuestro Creador, Dios mismo nos diseñó a su semejanza y para tener una mente, un cuerpo y un alma, incluso en la eternidad (eternidad futura o eternidad en adelante) (ver también 1 Corintios 15:35-49). 

Ahora, es importante reconocer que todavía estamos limitados en la comprensión porque algunas cosas son misteriosas, y estoy de acuerdo con eso. De hecho, estoy bien con eso porque si pudiera entender a Dios completamente, entonces él no sería realmente un Dios infinito (Isaías 55:8). Somos mayordomos de los misterios de Dios y debemos defender los misterios de Dios con una conciencia limpia (1 Corintios 4:1 y 1 Timoteo 3:9). 


Es una práctica común concluir nuestras oraciones "en el nombre de Jesús" porque proviene del pasaje de 2 Corintios 1:20-22 que todas las promesas de Dios encuentran su "sí" y "amén" en Jesús. Entonces, en nombre de la obra de Dios, nos acercamos a Dios con confianza (Hebreos 10:19-23). Y este recuerdo de la obra de Cristo continúa manteniendo el Evangelio ante nosotros como la base para acercarnos a Dios.


También es común, aunque no necesario, dirigirse a Dios el Padre porque Jesús dijo que podemos pedir cualquier cosa en su nombre y que llegará el día (después de su resurrección) en que podremos ir directamente a Dios el Padre (ver Juan 16:23-28). Por lo tanto, podría decirse que una "forma" común de oración puede ser dirigirse al Padre en nombre de la obra de Cristo en el Espíritu.


Así que, a partir de aquí, no sería "incorrecto" dirigirse al Espíritu Santo en tu oración, ni sería "incorrecto" dirigirte a Jesús, porque si estás hablando con Dios el Espíritu, entonces también estás hablando con Dios el Padre y Dios el Hijo. Sin embargo, la tradición en nuestras oraciones se basa en la verdad teológica mencionada anteriormente: dirigirse al Padre en nombre de la obra de Cristo mientras oran en el Espíritu Santo.


Tengo confianza en que al meditar en las verdades anteriores, específicamente en las Escrituras, el Espíritu Santo te dará entendimiento como Jesús prometió y Pablo declaró para su audiencia (Juan 16:13-15 y 2 Timoteo 2:7). ¡Oro por tu continuo conocimiento en el Señor que producirá más fruto y más alabanza para su gloria! Que dejes que la paz de Cristo reine en tu corazón. 




espiritu-santo
.pdf
Download PDF • 608KB

Diseños: Vianela Valerio

Comments


bottom of page