top of page

¿Cuál es la perspectiva cristiana sobre la ideología de género?

Autora invitada: Katherine Sánchez

En el mes de junio se celebró el día internacional del orgullo LGBT o LGBTI, y este acontecimiento salió en todos los medios de comunicación. Así que estuve pensando sobre este tema. Quiero ser honesta al manifestar que no sé mucho acerca de esto, por lo cual tuve que investigar un poco más sobre este movimiento.


A principios de los años ‘90 comenzamos a escuchar sobre LGBT, cuyas siglas tienen el siguiente significado: La L corresponde a las mujeres lesbianas, es decir a aquellas mujeres cuya orientación sexual es hacia el mismo sexo; la G corresponde a los hombres gay, es decir, a aquellos hombres cuya orientación sexual es hacia el mismo sexo. La letra B, corresponde al grupo de mujeres y hombres bisexuales, para quienes su orientación sexual está dirigida tanto a hombres como a mujeres. La letra T hace referencia al grupo de personas transgénero (travestis, transformistas y transexuales) cuya identidad de género no corresponde a su sexo biológico.


Es importante indicar que el objetivo de este movimiento es la inclusión e igualdad dentro de la sociedad. Ahora, para muchas de nosotras puede ser una avalancha de nuevos conceptos que se han venido incorporando en nuestra cultura y que probablemente tendremos que estudiar con detenimiento para saber qué significan, ya que en su mayoría son desconocidos e incomprensibles.


Sé que solo estoy dando un "brochazo" frente a este tema que es tan amplio, denso y controversial, pero mi deseo es que podamos considerar que este tema no es ajeno a nosotras como mujeres cristianas. Hoy tenemos una presión enorme como iglesia para acomodarnos al punto de vista de la cultura acerca de la masculinidad y la feminidad.


Así que, ¿cuál debe ser nuestra perspectiva con respecto a la ideología de género? Con amor, claridad y firmeza puedo decirte que nuestra perspectiva debe centrarse en la Palabra de Dios, es allí donde descubrimos nuestra identidad y propósito. Para esto quiero que tomes tu Biblia y me acompañes a mirar lo que dice ella acerca de este tema:


Empecemos por el principio de la creación, «Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó» (Gn 1:27).


Y en Génesis 5:2 dice: «Varón y hembra los creó. Los bendijo, y los llamó Adán el día en que fueron creados». Así que al considerar estás porciones bíblicas notamos que la creación de la humanidad como varón y hembra fue una parte intencional y maravillosa establecida dentro del plan de Dios y que los hombres y las mujeres fueron creados para reflejar la imagen de Dios en formas complementarias pero distintas.


Claramente cuando distorsionamos esta verdad y dudamos del diseño de Dios nos encontramos nuevamente en el capítulo 3 de Génesis en la caída del hombre, y es allí donde entendemos que vivimos en un mundo que ha decidido cambiar la verdad de Dios por la mentira de Satanás, tal como lo expresa el apóstol Pablo en la carta a los Romanos: «Pues, aunque conocían a Dios, no lo honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido» (Ro 1:21).


«Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza. De la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío» (Ro 1:26-27).


Pensando en lo que hemos leído, podríamos preguntarnos: ¿Qué afirmaciones firmes y concretas encontramos en la Palabra de Dios, para responder a los cambios culturales?


  • Permanezcamos arraigadas en la Palabra

Decide creer en el diseño original de Dios. Para lograr esto, alimenta tu mente y corazón con la verdad que Él nos ha dado a conocer. «Lámpara es a mis pies Tu palabra, y luz para mi camino» (Sal 119:105).


  • Oremos constantemente

Decide programar en tu calendario orar un día a la semana, por todos aquellos que luchan contra la aceptación de su género y por ende con su orientación sexual. Qué Él Señor abra sus corazones y puedan rendir sus vidas a los pies de Cristo. «Oren sin cesar» (1 Ts 5:17).


  • Mostremos compasión y misericordia

Decide mostrar compasión en un mundo que se ha rebelado contra Dios. El hombre está en una condición caída por causa del pecado. Así que para nada es provechoso entrar en discusiones o debates. Por el contrario, consideremos que nosotros en algún tiempo también estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Incluso, tú y yo, todavía lidiamos con muchos pecados invisibles para la sociedad, por eso el buen Pastor continúa enseñándonos con la misma misericordia que somos llamados a ofrecer a otros.

  • Seamos sal y luz

Decide mantenerte firme en lo que Dios dice, en cuanto al género y la orientación sexual. Esto implica, seguir escudriñando Su Palabra. Recuerda que nuestra labor en este mundo es dar a conocer el Evangelio. Solo el poder de la Cruz puede enseñar, orientar, redimir y reordenar los corazones que alcanzará para Su gloria. Por lo tanto, con entendimiento, comparte Su verdad en amor y descansa en Su poderoso mensaje que trae esperanza y luz en medio de la oscuridad. «Que su conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepan cómo deben responder a cada persona» (Col 4:6).


«“Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos”» (Mt 5:14-16).


Hoy decidimos: ¡Vivir como Cristo! ¡Ser ejemplo del diseño perfecto de Dios! y ¡Llevar las Buenas Nuevas de salvación!



perspectiva-cristiana-ideología-de-género
.pdf
Descargar PDF • 509KB

Diseños: Berenice Souza

Comentários


bottom of page