Consumado es: un océano de significado




Estamos próximas a celebrar la llegada de la tan esperada Semana Santa. Días en los que conmemoramos la vida perfecta, la muerte suficiente y la gloria de la resurrección de nuestro Salvador. Aquel acontecimiento cambió toda la historia de la humanidad, Jesús, el Verbo se hizo carne y habito entre nosotros. Jesús la imagen visible del Dios invisible vino a este mundo caído a cumplir el propósito para el cual fue llamado. El Mesías soberano vino contener en sí mismo la ira de Dios y pagar lo que a nosotras nos correspondía por nuestra rebelión. Jesus modeló en su persona la justicia de Dios. Jesus nos recuerda quién es Dios y quienes nosotras.


Él pago la deuda. Hoy nos aferramos por fe y en fe a esa realidad sobrenatural que cambió nuestra condición ante el Padre. Nosotras ya no experimentamos la ira de Dios sobre nosotras, sino su gracia y misericordia porque el único que podía tomar nuestro lugar, el único garante de nuestra deuda ya pagó y ha imputado cero culpas a nuestra cuenta. El pago de mi deuda fue asumido en esa pesada Cruz.


Hoy podemos recordar las palabras de nuestro Señor y llenar nuestro corazón con total confianza que sobrepasa todo entendimiento humano: “Telestai” Consumado es.

La palabra griega “Tetelestai”, significa “consumado es”, fue usada en la antigüedad con diversas connotaciones: fue usada cuando una deuda quedaba pagada, totalmente saldada o cuando un siervo completaba una tarea encomendada por su amo. Es aquí donde las palabras pronunciadas por Jesús en la agonía de la cruz cobran un valor inmensurable.


Jesús pagando la deuda ante el Padre, el único inocente de pecado, sin macha alguna, el varón perfecto diciéndole al mundo entero “ya terminé la obra”. A nuestro Jesús le fue asignada una tarea con dimensiones altísimas, su obra redentora, aquella prometida desde el Genesis, fue completada suficientemente en la cruz. A la hora de Él morir, con el “Tetelestai” pronunciado por sus labios, estaba declarando la consumación de Su obra para siempre.


Y hoy, por la fe, su rectitud nuestra es. La vida que Él vivió, su perfecto caminar en este mundo caído y corrompido, son nuestro más profundo baluarte. No nosotras, sino Él, su rectitud, su obra es aceptable ante el Padre y nosotras, ahora lo somos también. Podemos vivir confiadas en Su obra, en lo que Él ha hecho, no tenemos nada más que agregar. Sino simplemente rendir una sincera devoción y asombro cada vez mas grande por tal amor, y, sobre todo, muestra de justicia divina derrochada. Él pagó en la Cruz, Él expió mi pecado y el de todos Sus escogidos, su justicia se hizo manifiesta. Hoy soy declarada justa yo.


Gracias a Dios por tan grande salvación provista en Cristo. Gracias a Dios por el significado tan divino del “telestai”.


Charles Spurgeon, consideraba que “Tetelestai es una gota de tinta en un océano de significado”. Es decir, “Tetelestai” es una palabra cuyo significado es vasto. El significo detrás de ella es inmenso y de implicancias intimidantes al recordar quien lo dijo y qué significado tuvo. Jesus cumplió la ley a cabalidad, sin error alguno, terminó con los sacrificios del Antiguo Testamento que solo cubrían los pecados, Cristo los expió por completo, no solo los cubrió, Él pagó la deuda eterna, venció los poderes de las tinieblas, me hizo libre, me ha justificado para la eternidad, y al mismo tiempo, con su obra en la Cruz, prometida desde la fundación del mundo en el Génesis 3, con su obra redentora comenzó la nueva era de la gracia, comenzó la era del Nuevo Testamento dirigida por el Espíritu de Dios para salvación de todos sus escogidos.

El príncipe de los predicadores, Spurgeon, tuvo razón, hermanas amadas, “Telestai” es todo un océano de significado.


Gracias a nuestro salvador porque sus labios pronunciaron “Consumado es” y hoy vivimos por fe creyendo tamaña verdad.