top of page

Anhela un profundo estudio de las Escrituras


No sé para ti, pero para mí la palabra «apologética» era un término que no estaba dentro de mi vocabulario cristiano. A medida que fui realizando un estudio profundo de la Palabra, pude comprender un poco mejor la importancia de su significado y aplicación a la vida diaria dentro de los diferentes contextos donde me encontraba. Paso a contarte un poco de mi historia.


Antes 


Alrededor de los 14 años conocí a Cristo, y mi vida dio un giro de 180° en cuanto a mi forma de pensar y actuar. Claramente eso es lo que Dios hace cuando dejas que Él sea el Dueño y Señor de tu vida. 


Desde ese momento comencé a compartir el evangelio con mis compañeras de colegio, pero no puedo negar que me encontré con un bombardeo de preguntas por parte de ellas. A algunas de esas preguntas no pude darles una respuesta con firmeza ya que al ser nueva en la fe, no tenía mucho conocimiento. A pesar de ello, pude ver cómo Dios, en Su gracia, me usó. Así es como lo hace cuando comenzamos a cimentar nuestras convicciones en Él. 


En medio de todo lo que pasó en aquel tiempo, no tomé ninguna decisión con respecto a tener un estudio más profundo de las Escrituras.


Después 


Luego de un tiempo de oración comencé a estudiar en el Seminario Bíblico de mi iglesia local. Fue una experiencia asombrosa y muy enriquecedora. Durante esos años el Señor me permitió profundizar en Su palabra, de manera que se sembró una disciplina genuina al estudiar las Escrituras y entender las doctrinas fundamentales de la Biblia. 


Desde ese momento y con esa perspectiva, entendí cuán importante es cultivar nuestro conocimiento en el Señor día a día, llevando la instrucción a la práctica. Comprendí que si Él es mi Salvador, mi deseo no podría ser otro que el de conocerle mucho más y ser capaz de comunicar el evangelio con el propósito de ganar corazones para Cristo. 


Mi amada lectora, hoy te animo a usar las armas de nuestra milicia, las cuales no son carnales sino espirituales. 


Permite que Dios use tu vida para Su Gloria. Considera tener estudios personales que te permitan aprender de las riquezas de la Palabra de Dios. Poco a poco Dios proveerá los diferentes recursos necesarios para enfrentar los razonamientos de este mundo con Su Palabra. 


«Porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo» (2 Co 10:4-5).


¡Bendiciones!



vida-para-Dios
.pdf
Download PDF • 260KB

Diseños: Vianela Valerio

bottom of page