Reseña de Digno por Wendy Bello

«Digno: Un estudio bíblico del Salmo 103»

Wendy Bello

Editorial B&H


«¡En los Salmos, encontramos el eco de nuestra propia voz!»

Así introduce Wendy Bello, su libro, Digno, y tiene toda la razón, ya que, somos miles los cristianos que, por generaciones, hemos encontrado en las páginas de los Salmos una fuente de inspiración y refugio en momentos de dolor y alabanza.


Sin embargo, Wendy nos anima a entender que el corazón de este libro va mucho más allá del mundo emocional de sus autores, que en realidad, «en los Salmos podemos encontrar al Dios revelado, Sus obras y trato con Su pueblo. Además, [...] ―aunque tal vez de manera no tan evidente― nos hablan de Jesús, el Redentor y Salvador que habría de venir» (p9), «el héroe protagónico de la Escritura» (p39).

Ahora, sabemos qué leer a la rápida ―sin escudriñar, reflexionar, conectar y sufrir el texto― no nos acerca a la posibilidad de interpretar los Salmos a la luz de la obra revelada en Cristo.

Por esta razón, es que Wendy prende motores brindando una serie de herramientas sencillas, pero muy útiles, que te ayudarán bastante, como lector, a visualizar por ti mismo, esas verdades fundamentales a las que nos está refiriéndo.

Solo después de cumplir con este objetivo, es que ella enfoca la lupa en el Salmo 103.

De allí en adelante, con mucha precisión, a través de seis capítulos subdivididos en cinco lecciones, Wendy guía a sus lectores, a descubrir que «el Dios de la Biblia es un Dios que se da a conocer» (p85) en una relación personal, donde «se revela a sí mismo en Sus nombres» (p46).

La pregunta es ¿por qué?, si Él no lo necesita.


La respuesta es impresionante ¡Por nuestro propio bien!

Así es, el mayor beneficio para el ser humano es, cumplir con su meta en la vida, y su único fin, es darle toda la gloria y alabanza a Su nombre.


A propósito, encontramos en el Salmo 103 a un rey transformado por el Dios que se revela. David se sabe amado, rescatado, protegido, perdonado, y mucho más, por el Dios que lo sostiene. Aunque desconocemos las circunstancias específicas que experimentó el salmista cuando escribió este salmo en particular, es muy evidente, que el conocimiento de Dios influye y cambia la comprensión de su situación.

Por consiguiente, una buena lección que podemos aprender de los salmistas es recordar los atributos de Dios. Al hacerlo, veremos que, mientras nuestras circunstancias en este mundo caído sigan siendo las mismas, nuestra visión del futuro, ―Nuestro propio futuro―, estará moldeado por Su bondad (p48), y que, «en Cristo, podemos vivir con la mirada fija en la promesa de una eternidad donde todo el dolor físico y emocional ya no existirá más» (p55).

Reconocer, confiar y no olvidar ninguno de Sus beneficios es lo que nos permitirá vivir una vida donde los «deseos, aspiraciones, anhelos y todo lo demás encuentran satisfacción completa en Dios» (p68).

Hermana, si en los Salmos encontramos un eco de nuestra propia voz, entonces escudriñemos sus bondades declaradas en cada uno de sus versos y sumémonos desde ya, con un corazón lleno de convicción, al cantico que entona ¡Él es digno! (Ap 5:6-14).

Sí, Él merece toda nuestra alabanza, ya que nos ha bendecido por pura gracia con los eternos beneficios a través de Cristo.

¡Él es digno!


Puedes ir aquí para conocer más sobre Wendy Bello y ordenar Digno.


Damos muchas gracias a editorial B&H y LIFEWAY, por enviarnos este contenido a nuestro Blog Ella Florece, y animarnos a compartir con ustedes este excelente material, con el propósito de edificar y alentar a todo el pueblo de habla hispana.


Reseña realizada por Claudia Cordero.